Protege el cerebro de tu mascota al incorporar DHA y antioxidantes en su alimentación

Por la Dra. Karen Shaw Becker


Si esperas criar a un Einstein canino o felino, quizás debas asegurarte de que tu cachorro o gatito lleve una alimentación que contenga cantidades adecuadas de DHA (ácido docosahexaenoico) y antioxidantes.


Los estudios sobre cachorros que llevan una alimentación balanceada que incluye el ácido graso DHA demostraron mejorías en la agudeza mental de los perros. Y los estudios que incluían a perros mayores y una alimentación alta en antioxidantes demostraron que tuvieron mayor capacidad de aprender tareas complejas.


Cómo el DHA alimenta el cerebro de tu bebé peludo


El DHA es uno de los ácidos grasos esenciales omega-3, junto con el ALA (ácido alfa-linolénico) y EPA (ácido eicosapentaneoico). Es un ácido graso poliinsaturado (PUFA, por sus siglas en inglés) que en los humanos tiene un efecto beneficioso sobre la inflamación y cognición. El aumento de PUFA en las membranas celulares del cerebro favorece un mejor flujo de neurotransmisores entre las células.


Un estudio publicado en 2012 en el Journal of the American Veterinary Medical Association sugiere que brindarle una alimentación con alto contenido de DHA a los cachorros destetados favorecía varios aspectos de su desarrollo.


Los investigadores encontraron que una alimentación rica en DHA y otros nutrientes conocidos por apoyar el desarrollo neurocognitivo, mejoró la memoria, funciones cognitivas, psicomotoras, inmunológicas y retinianas de los perros en crecimiento.1


Los cachorros que llevaban los tipos de alimentación con los niveles más altos de DHA manifestaron resultados significativamente superiores en tareas de reversión del aprendizaje, discriminación y contraste visual, así como de desempeño psicomotor temprano, que los cachorros que consumen cantidades de bajas a moderadas de DHA.


Curiosamente, esos cachorros también tenían títulos de anticuerpos contra la rabia significativamente más elevados una y dos semanas después de la vacunación, y mejor capacidad para ver en condiciones de poca luz u oscuridad.


Incorpora ácidos grasos omega-3 a la alimentación de tu mascota


El DHA es un ácido graso esencial omega-3 que se encuentra en altas concentraciones en los aceites de pescado.


El EPA y DHA (otros ácidos grasos omega-3) de los aceites de pescado son más beneficiosos que los provistos por los aceites de linaza o frutos secos porque los aceites de pescado proporcionan mayores niveles de ácidos grasos a los tejidos que los aceites de otras fuentes. Esto es particularmente importante para los gatos y perros, ya que no pueden convertir eficientemente el omega-3 de origen vegetal (como el aceite de linaza) en DHA.


No creo que los alimentos procesados para mascotas sean el mejor sistema de suministro de ácidos grasos esenciales. Las grasas Omega-3 son muy vulnerables al daño provocado por el calor y se inactivan fácilmente durante el proceso de extrución o enlatado. También son muy sensibles al oxígeno y se pueden oxidar rápidamente, brindarle grasas rancias a tu mascota es peor que no darle nada.


Incluso si los alimentos comerciales para mascotas agregan estas grasas saludables en sus productos, a menudo pierden su biodisponibilidad durante el proceso de extrución o enlatado.


Es por eso que recomiendo una alimentación balanceada, casera y apropiada para tu gato o perro. Sin embargo, debido a que a su vez desaconsejo brindarles muchos peces más grandes (porque bioacumulan más metales pesados y toxinas), les recomiendo complementar la alimentación de sus mascotas con aceite de kril, que es una fuente rica en omega-3.


Otras fuentes incluyen aceites de salmón, atún, sardina, calamar y anchoa. Te recomiendo investigar la fuente del aceite de pescado para asegurarte de que se haya obtenido de manera sustentable y esté libre de residuos y metales pesados. Puedes comenzar a suplementar a tu cachorro o gatito con cantidades apropiadas de ácidos grasos esenciales en cuanto se destete.


Cuestiona a tu veterinario acerca de la dosis correcta para tu mascota en función de su alimentación, raza y peso actual.


Los antioxidantes y el cuerpo y cerebro de tu mascota


Varios estudios con perros mayores han demostrado los beneficios de una alimentación rica en antioxidantes para el cerebro canino en proceso de envejecimiento.2,3,4,5


Y un estudio de siete años de duración que incluyó a 90 gatos de 7 a 17 años de edad que también recibieron una alimentación rica en antioxidantes, demostró una menor disminución en la masa muscular magra; mejor peso, masa corporal magra, espesor de la piel y calidad en los glóbulos rojos; una menor incidencia de enfermedades; aumento general en su calidad de vida; y longevididad significativamente mayor.6


Los antioxidantes absorben a los radicales libres tóxicos que circulan en el cuerpo de tu mascota antes de que puedan dañar sus células y tejidos saludables, lo que reduce el estrés oxidativo y el daño al ADN.


Los antioxidantes se encuentran en los alimentos frescos e incluyen:


  • Vitamina A y carotenoides, que se encuentran en frutas y vegetales de colores brillantes como albaricoques, brócoli, melón, zanahorias, duraznos, calabaza, batatas y tomates.
  • Vitamina C, que se encuentra en los cítricos y las fresas, así como en los pimientos verdes, brócoli y verduras de hojas verdes.
  • Vitamina E, que se encuentra en las semillas y frutos secos.
  • Selenio, que se encuentra en fuentes de proteínas como pescado, pollo, carne de res y huevo.

Los fitoquímicos también contienen propiedades antioxidantes:


  • Flavonoides/polifenoles que se encuentran en las bayas, arándanos y tés (asegúrate de que los tés sean descafeinados y estén fríos antes de ofrecércelos a su mascota).
  • Licopeno que está presente en los tomates y la sandía.
  • Las fuentes de luteína son los vegetales de color verde oscuro como las espinacas, brócoli y col rizada.
  • Lignanos que se encuentran en la cáscara de semilla de linaza.

La mayoría de los alimentos para mascotas comercialmente disponibles, incluso aquellos de muy alta calidad, contienen vitaminas sintéticas y minerales que no proporcionan un nivel óptimo de nutrientes. Tu mascota debe obtener antioxidantes principalmente de una alimentación nutricionalmente equilibrada y apropiada para su especie, en lugar de suplementos vitamínicos.


El cuerpo de tu perro o gato está diseñado para absorber los nutrientes de alimentos frescos y vivos de manera muy eficiente.

Fuentes:

Artículos Relacionados:


Source: Mascotas

Comments are Closed