No alimentes a tus mascotas con esto (causa obesidad y enfermedad)

Por la Dra. Karen Shaw Becker


Hace poco me encontré con un informe interesante (Whitepaper) que quería compartir con todos aquí en Mercola Mascotas Saludables. Este informe fue elaborado por Champion Pet Foods de Canadá, los creadores de las marcas de alimentos para perros y gatos Orijen y Acana.


Para aquellos que no estén familiarizados, los informes como este por lo general son materiales informativos de mercadeo y no deben confundirse con que sean estudios de investigación científica. Wikipedia define a un Whitepaper como “un informe autorizado o guía que ayuda a los lectores a entender un tema, resolver un problema o tomar una decisión”.1


El informe se llama El concepto de los alimentos biológicamente apropiados y las necesidades alimenticias de los perros y gatos, y si bien en esencia es un material informativo de mercadeo, contiene una gran cantidad de información objetiva que creo que los dueños de mascotas encontrarán de utilidad.


Por ejemplo, los autores señalan que a pesar de miles de años de domesticación y de nuestra tendencia a “humanizarlos”, los perros continúan compartiendo el 99 % de su ADN con los lobos. De hecho, el museo Smithsonian reclasificó al perro domesticado de la especie que previamente estaba separada como “Canis familiaris” a “Canis lupus familiaris” para asociar con mayor cercanía a nuestros compañeros caninos con sus primos lobo.


Los autores del reporte también hacen bien al reiterar y reforzar el hecho de que los perros y gatos son carnívoros que se benefician mejor con una alimentación que coincida con sus anatomías.


¿Cómo están diseñados los carnívoros?


Las diferencias anatómicas y fisiológicas entre herbívoros, omnívoros y carnívoros se pueden resumir de la siguiente manera:







Carnívoros (comen carne) (lobos, perros, gatos)

Herbívoros (comen plantas) vacas, ovejas)

Omnívoros (comen plantas y carne) (cerdos, osos, humanos)

Tienen dientes afilados y alargados, diseñados para rasgar y matar a sus presas, no para moler plantas.

Además tienen mandíbulas que se mueven de forma vertical y se abren con gran amplitud, proporcionando de esta manera un movimiento de corte suave y la capacidad de tragar grandes trozos de carne.

Tienen molares cuadrados y planos que proporcionan una superficie ideal para triturar y moler plantas (pero no carnes).

También tienen una mandíbula inferior con un movimiento lateral distintivo que facilita la trituración necesaria para masticar plantas.

Tienen molares planos y los dientes afilados que se desarrollaron tanto para triturar como para rasgar, además de la capacidad de la mandíbula para moverse hacia los lados para triturar la comida.

Sus tractos digestivos son cortos, simples y ácidos por lo que pueden digerir con rapidez y facilidad las proteínas y grasas de origen animal, además de matar a las bacterias que se encuentran en la carne en descomposición.

Sus tractos digestivos son largos de hasta 10 veces su longitud corporal para descomponer los alimentos vegetales.

Sus tractos digestivos son de longitud media y proporcionan la flexibilidad para digerir tanto la vegetación como las proteínas animales.

Sin amilasa en la saliva

Su saliva contiene la enzima encargada de digerir carbohidratos conocida como amilasa, la cual es necesaria para digerir el almidón.

Los herbívoros mastican metódicamente sus alimentos para garantizar la mezcla absoluta con la amilasa.

Su saliva contiene la enzima encargada de digerir carbohidratos conocida como amilasa, la cual es necesaria para digerir el almidón.

Esta tabla ilustra las principales características anatómicas que separan a los perros y gatos por ser carnívoros de los omnívoros y herbívoros, lo cual resulta en una adaptación natural para una alimentación basada casi exclusivamente en carne.

“En la actualidad, los perros de todas las razas no solo son capaces de comer la comida de sus ancestros silvestres, sino que realmente la requieren para alcanzar una salud máxima”

El informe analiza las necesidades nutricionales de los perros y gatos, comenzando con la diferencia entre los tipos de proteínas y el hecho de que la calidad de las proteínas varía en gran medida dependiendo de cuál sea su fuente.


Las proteínas animales se consideran como proteínas completas para los perros y gatos, mientras que las proteínas vegetales se consideran como proteínas incompletas. Esto se debe a que las proteínas animales contienen todos los aminoácidos que las mascotas requieren, en las cantidades que son necesarias para el crecimiento, sustento y salud en general.


Por otro lado, las proteínas vegetales (por ejemplo: gluten de maíz, harina de soya y aislados de proteína vegetal) no contienen todos los aminoácidos en las proporciones adecuadas que un perro o gato necesita, como la arginina, taurina, metionina, lisina y triptófano.


Las grasas de origen animal también son esenciales en la alimentación de los perros y gatos ya que proporcionan ácidos grasos esenciales (por ejemplo el omega-3) y una fuente concentrada de energía. Sin embargo, aunque las grasas y los carbohidratos proporcionan energía, las grasas alimenticias son esenciales para los perros y gatos. En cambio los carbohidratos no lo son.


Los carbohidratos proporcionan energía con mayor rapidez que las grasas, pero en los perros, la carga de carbohidratos genera una cantidad excesiva de ácido láctico en los músculos que puede provocar hipoglucemia.


En cuanto a los ácidos grasos omega-3, existen tres tipos: ALA, que proviene de plantas (por ejemplo: soya, aceite de canola y lino), y DHA y EPA, que provienen del pescado. Los perros y gatos requieren DHA y EPA, pero no ALA.


Los perros y gatos no tienen ningún requisito nutricional para consumir carbohidratos



De acuerdo con el sitio PetfoodIndustry.com, los Perfiles Nutrimentales de los Alimentos para Mascotas de 2010 de la AAFCO y el Comité de Nutrición Animal de 2006 del Consejo Nacional de Investigación, los perros y gatos no requieren carbohidratos en su alimentación.


Además, es bien sabido que la alimentación natural de los caninos y felinos casi no contiene carbohidratos, y su fuente principal son los granos, frutas y verduras previamente digeridos que se encuentran en los estómagos de los animales de presa.


Los autores del informe afirman que “Hoy en día los alimentos con alto contenido en carbohidratos provocan fluctuaciones de azúcar en la sangre, resistencia a la insulina y son considerados por mucho como la principal causa de obesidad, diabetes y una serie de otros problemas de salud en gatos y perros”. Estos alimentos populares son elevados en carbohidratos, donde más del 40 % al 50 % de su contenido total son carbohidratos.


Lo anterior significa que alrededor de la mitad de los alimentos habituales para perros se compone de azúcares simples no esenciales–un hecho que los dueños de mascotas a menudo desconocen ya que los fabricantes de alimentos para mascotas no tienen que incluir el contenido de carbohidratos en las etiquetas de los productos.


El consumo de carbohidratos que va por encima de las necesidades diarias de los perros (la cual en esencia es cero) desencadena factores enzimáticos internos encargados de almacenar el exceso como grasa corporal. Los hígados de los perros adultos son capaces de sintetizar fácilmente glucosa a partir de las proteínas y grasas, por lo que no es necesario suministrar carbohidratos en la alimentación.

A pesar de la evidencia científica de que los perros y gatos son carnívoros, los fabricantes de alimentos para mascotas insisten en agregar granos y carbohidratos inapropiados a sus productos


Los autores del informe concluyeron que la fisiología básica de los perros y gatos ha cambiado muy poco a lo largo de miles de años de domesticación y, aunque difieren en apariencia de sus primos silvestres, su anatomía interna permanece sin cambios. Los perros son carnívoros, no omnívoros y, si bien son muy adaptables, el hecho de que puedan sobrevivir con una alimentación omnívora no significa que sea la mejor para ellos.


Los autores afirman que “con tractos digestivos y sistemas gastrointestinales cortos, los perros y gatos están adaptados para metabolizar carne y grasa animal, no granos y carbohidratos. Los perros de hoy (sin importar la raza) no solo son capaces de comer los mismos alimentos de sus ancestros silvestres, sino que en realidad lo requieren para alcanzar una salud máxima.”


Estos hallazgos están muy consolidados dentro de la comunidad científica. Pero parece que los fabricantes de alimentos para mascotas tienen la intención de alimentar a los perros y gatos como si su sistema digestivo fuera similar al de un ser humano, con un fuerte énfasis en los granos y carbohidratos inapropiados.


Mientras que a algunos les gusta afirmar que los perros y gatos han “evolucionado” para comer croquetas, este argumento no tiene sentido frente al hecho de que sus sistemas digestivos no han cambiado. Y si ocurrieran tales cambios fisiológicos, requerirían de mucho más tiempo del que los perros han estado viviendo con humanos.


Me encuentro bastante de acuerdo con la información que contiene el informe de Orijen y me emociona ver a un fabricante de alimentos para mascotas producir un reporte completo que contenga información objetiva de utilidad para los dueños de mascotas.


(Por favor toma en cuenta que: Este artículo no es una aprobación ni una recomendación de la marca Champion Pet Food, ya que no avalo ni recomiendo ninguna marca particular de alimentos comerciales para mascotas).

Fuentes:

Artículos Relacionados:


Source: Mascotas

Comments are Closed