Labrador Retriever: a<span style="text-align: inherit;">ptitudes cinegéticas y carácter</span>

Con un apellido como el que ostenta, cuesta poco adivinar la especialidad de este perro cazador. El cobro de piezas abatidas es una aptitud para la cual el Labrador ha sido seleccionado a lo largo de los años. Esto, unido a unas características anatómicas especiales, a su gran inteligencia y su enorme adiestrabilidad, le han llevado a posicionarse como la referencia más nombrada a la hora de hablar de perros de cobro.

Su tenacidad le llevan a no abandonar nunca, por muy complicada que se presente la situación, sin olvidar una templanza que le hacen desarrollar su labor como si la hubiera planificado cuidadosamente con anterioridad.

 Leer
Source: El mundo del perro

Comments are Closed