Insolación: Esta impudencia estacional puede significar el fallecimiento de tu mascota

Por la Dra. Karen Shaw Becker


Así como las temperaturas aumentarán en los próximos meses, también lo hará el riesgo de sobrecalentamiento en las mascotas. E inevitablemente, muchos hermosos perros e incluso algunos gatos sucumbirán ante la insolación este verano.


No se reporta la mayoría de los casos de mascotas que fallecen por exposición al calor, pero se estima que cada año varios cientos de perros sufren este lento y agónico destino.


La muerte de una mascota a causa de insolación es un incidente completamente evitable–un hecho que a menudo crea una tristeza y culpa insoportables en los dueños que sufren la pérdida de una querida compañía de esta manera. Pero la buena noticia es que al seguir algunas sencillas recomendaciones de cuidado para tu amigo peludo en clima cálido, puedes mantener a tu mascota segura y en buen estado durante todo el verano.


Aprende a reconocer los síntomas del sobrecalentamiento


La insolación es causada por una elevación peligrosa en la temperatura corporal de un animal. Aunque ocurre con mayor frecuencia en perros que se quedan en el automóvil durante los meses de verano, también puede ocurrir a finales de la primavera y en las primeras semanas del verano si una mascota se expone a temperaturas elevadas antes de haberse acostumbrado al calor.


A una temperatura de 85 ° F solo se necesitan 10 minutos para que el interior de un automóvil estacionado suba a 102 ° F. En media hora, puede alcanzar los 120 ° F. Y dejar las ventanas parcialmente abiertas no reducirá la temperatura dentro del vehículo.


Los síntomas de sobrecalentamiento incluyen:








Jadeos fuertes o respiración acelerada

Temperatura corporal elevada

Exceso de sed

Debilidad y caídas

Ojos vidriosos

Aumento del pulso y ritmo cardíaco

Vómito, diarrea sanguinolenta

Convulsiones

Lengua y encías color rojo brillante u oscuro

Babeo en exceso

Tambalearse, tropezarse

Pérdida de la consciencia

Además de los vehículos calientes, otros factores que contribuyen al sobrecalentamiento de las mascotas incluyen ambientes de humedad, falta de agua potable, obesidad y esfuerzo excesivo.


Algunas mascotas tienen mayor riesgo de sufrir afecciones relacionadas con el calor que otras, incluidas las razas braquicefálicas (perros y gatos con caras achatadas y narices cortas), las mascotas mayores, cachorros y gatitos, animales enfermos o con padecimientos crónicos, mascotas que no están acostumbradas a climas cálidos y cualquier mascota que se quede afuera cuando hace calor.


Cómo el sobrecalentamiento se convierte en un peligro para la vida


La insolación es una consecuencia inevitable cuando la temperatura rectal alcanza o supera los 105 ° F en gatos y 109 ° F en perros. Las células del cuerpo del animal comienzan a morir rápidamente, su cerebro se inflama, lo que provoca convulsiones. La falta de flujo sanguíneo al tracto gastrointestinal causa úlceras. La deshidratación conduce a daño renal irreversible. Y todos estos incidentes catastróficos ocurren en cuestión de minutos.


En las primeras etapas de sobrecalentamiento, puede ser difícil evaluar el estado de la mascota, sobre todo porque es normal que los perros jadeen cuando tienen calor o hacen ejercicio. Te recomiendo pedirle al veterinario que te muestre cómo se toma la temperatura rectal de una mascota, e invertir en un termómetro digital diseñado solo para mascotas.


Es extremadamente importante que los dueños de mascotas tomen todas las precauciones para evitar el sobrecalentamiento, porque con frecuencia para el momento en que un animal manifiesta signos de insolación ya es demasiado tarde para salvarlo.


Cómo evitar que tu mascota sufra insolación


Bríndale abundante agua fresca y potable en todo momento. Si tu mascota permanecerá en un espacio exterior por un tiempo prolongado en clima cálido, debería tener acceso a un espacio totalmente sombreado. Se puede alentar a los perros a jugar en el aspersor, o rociarlos suavemente con agua fría para evitar el sobrecalentamiento.


Aunque por lo general no recomiendo cortar el pelo de tu mascota, si su pelaje es largo, pasa tiempo al aire libre cuando hace calor y no se opone a tener un pelaje más corto, considera bridarle un corte veraniego. Solo ten cuidado de no cortarlo a menos de una pulgada, ya que el pelo le brinda protección contra las quemaduras por el sol.


Ejercita a tu perro temprano en las mañanas o después del atardecer, durante los momentos más frescos del día. No excedas su ejercicio o sesiones de juego, independientemente de la hora del día. Y si llega a los 90 ° F, tu mascota deberá estar en un espacio interior que esté fresco.


No lleves a tu mascota a caminar o ejercitarse sobre el pavimento caliente. No solo podría quemarse las patas, sino que el calor que se eleva del concreto o asfalto puede sobrecalentar rápidamente a un animal que vive cerca del suelo.


Y, por último, bajo ninguna circunstancia dejes a tu mascota sola en un automóvil estacionado en un día cálido. Déjala en casa donde pueda mantenerse fresca, hidratada y segura. Dejar a una mascota desatendida en un vehículo en condiciones de calor o frío extremo es una acción criminal en varios estados y municipios.


La mayoría de las leyes tienen disposiciones de rescate que permiten a ciertas personas–por ejemplo policías, bomberos, oficiales de control animal, empleados de tiendas–hacer lo que sea necesario para rescatar a un animal que se encuentre atrapado en un vehículo a temperaturas extremas.


Si crees que tu mascota tiene un golpe de calor…


Si crees que tu mascota (o cualquier mascota) está experimentando un golpe de calor, debes tomar medidas inmediatas. Traslada al animal a un lugar fresco, de preferencia con aire acondicionado. Como mínimo, debes alejarlo de la luz solar directa y llevarlo a un lugar con sombra.


Si tu mascota es capaz de manetenerse de pie, o al menos está consciente, bríndale pequeñas cantidades de agua para tomar y mide su temperatura rectal si es posible. Si la temperatura es de 104 ° F o inferior, continúa dándole pequeñas cantidades de agua.


Ten cuidado de no administrarle una gran cantidad de agua en una sola exhibición, ya que le puede provocar vómitos que dan lugar a las deshidratación. Cuando tu mascota parezca más cómoda, llama al veterinario para obtener instrucciones sobre qué hacer a continuación.


Si tu mascota no puede manetenerse parado sin ayuda, no reacciona o se convulsiona, primero verifica su respiración y rítmo cardiaco. Al mismo tiempo, alguien debe llamar al hospital veterinario más cercano para avisar que tu mascota va en camino.


Inmediatamente comienza a refrescar a tu mascota al empapar su cuerpo con agua fresca (no fría), utiliza una manguera, toallas húmedas o cualquier otra fuente disponible de agua fresca. Concentra el agua en su cabeza, cuello y la zona debajo de sus patas.


De ser posible, intenta verter un poco de agua sobre su lengua, pero no permitas que corra por su garganta, ya que podría llegar a sus pulmones. Nunca pongas agua en la boca de una mascota que no puede tragar sola.


Coloca un ventilador frente a tu mascota si es posible, ya que acelerará el proceso de enfriamiento. Si puedes, tómale la temperatura. Después de unos minutos, vuelve a revisar su temperatura. Si es de 104 ° F o menos, detén el proceso de enfriamiento para evitar la coagulación de la sangre o una temperatura corporal demasiado baja.


Lleva a tu mascota a una clínica veterinaria de inmediato, incluso si parece estar recuperándose.

Fuentes:

Artículos Relacionados:


Source: Mascotas

Comments are Closed