Estos adorables perros son extremadamente populares, sin embargo debes estar atento a la siguiente advertencia

Por la Dra. Karen Shaw Becker


Me encantan los bulldogs franceses, y al parecer también a la mayoría de la población del Reino Unido. De hecho, se prevé que los frenchies reemplazarán a los labradores retriever como la raza de perros más popular al ‘otro lado del charco’. Desafortunadamente, hay pocas razones para celebrarlo.

Estos adorados perritos son vulnerables a un sin número de problemas de salud y, por desgracia, su alta demanda significa que un gran número de criadores codiciosos, con mala reputación y minoristas han empezado a lucrar con la venta de cachorros de bulldog francés.

Resulta evidente que la salud de estos perros no es de gran prioridad para los oportunistas que se benefician de los cachorros.

De acuerdo con Telegraph del Reino Unido, el número de frenchies nacidos se incrementó a un asombroso 7 500 % en un período de 10 años, entre 2003 y 2013, ya que cada año se producen alrededor de 12 000 perros para el mercado británico.1


Un estudio del Reino Unido analiza los múltiples padecimientos que enfrenta el bulldog francés


Recientemente, los investigadores de Royal Veterinary College (RVC) publicaron el estudio más extenso del Reino Unido sobre más de 2 200 bulldogs franceses en la revista Canine Epigenetics and Epidemiology.2

Para su estudio, los investigadores analizaron registros recopilados de más de 300 clínicas veterinarias del Reino Unido. El promedio de edad de los perros estudiados fue de 1.3 años.

Descubrieron que durante un período de un año (que fue el primer año de vida para muchos de estos perros), el 72.4 % tenía al menos un trastorno registrado. Los padecimientos más comunes fueron las infecciones auditivas, diarrea y conjuntivitis (inflamación en la superficie del globo ocular).

Además, los investigadores supieron que, en particular la raza era propensa a tres enfermedades comunes que se observan en todas las razas de cara plana; es decir, la dermatitis de pliegue cutáneo, ojo cereza, y síndrome respiratorio braquiocefálico.

Lo curioso es que el estudio también reveló que los frenchies machos eran mucho más propensos a manifestar problemas de salud. Según el autor principal del estudio, el Dr. Dan O’Neill:


Uno de los hallazgos interesantes de nuestra investigación es que los bulldogs franceses machos parecían ser menos saludables que las hembras. Los machos tenían más probabilidades de manifestar 8 de los 26 padecimientos más comunes, mientras que las hembras no presentaban ninguna predisposición particular, en comparación con los machos“.3


Los investigadores consideran que, sí es posible que su estudio subestime la cifra real de frenchies con enfermedades, ya que los registros que analizaron solo incluyeron a los perros que acudieron con algún veterinario.

Es muy probable que muchos, o la mayoría, de los perros estudiados estuvieran más enfermos que los perros afectados de forma similar, cuyos padecimientos aún no justificaban una cita veterinaria.

Además, los perros del estudio eran bastante jóvenes, y a menudo los problemas de salud no se manifiestan o son relativamente moderados hasta que un perro alcanza la madurez.


La apariencia característica del frenchie es a la vez una bendición y maldición


La apariencia característica del bulldog francés (y otras razas braquiocefálicas), con sus hocicos cortos, y ojos grandes y prominentes, quizás sea una de las principales razones de su popularidad. Por desgracia, estas mismas características también son las que elevan su riesgo de padecimientos.

De acuerdo con O’Neill de RVC, con frecuencia los dueños de bulldogs franceses en el Reino Unido tienen que lidiar con gastos veterinarios inesperadamente altos, porque muchos de los ejemplares tienen problemas de salud.


Además de los riesgos para la salud relacionados con sus características físicas extremas”, indicó O’Neill para Telegraph, “la insaciable demanda de la población por cachorros de bulldog francés ha impulsado el desarrollo de un mercado muy rentable para traficantes y criadores sin escrúpulos”.


“Muchos cachorros son criados en condiciones muy insalubres, con frecuencia fuera del Reino Unido, y luego se convierten en cachorros felices criados en el Reino Unido. Sin embargo, podría contribuir a muchos problemas de comportamiento posteriores, como agresividad“.4


O’Neill recomienda a los posibles dueños de mascotas que investiguen cuidadosamente los antecedentes del cachorro en el que están interesados, y que de preferencia solo negocien con los miembros del programa de criadores garantizados del Kennel Club, que “… promueve una buena práctica de reproducción y tiene como objetivo colaborar con los criadores y compradores para erradicar a los reproductores y criadores irresponsables“.5



El contrabando de cachorros de bulldog francés es muy redituable en el Reino Unido


A la par de los criadores sospechosos en el Reino Unido, la demanda cada vez mayor de frenchies también ha originado un lucrativo comercio ilegal de contrabando de cachorros.

De acuerdo con The Telegraph, lo sorprendente es que las ganancias son tan altas que algunos sindicatos criminales han cambiado de comerciar cigarrillos ilegales y drogas a importar cachorros de forma ilegal.

Los cachorros de bulldog francés se pueden comprar en “granjas” extranjeras por tan solo £ 40 (alrededor de US$ 50) y luego se venden en Gran Bretaña hasta por £ 2 000 (más de US$ 2 500).

Se cree que hay hasta 100 operaciones de contrabando de perros en el Reino Unido, lo que resulta en una cifra diaria estimada de 200 cachorros. Por lo general, estos pobres cachorros no se encuentran inmunizados y, con frecuencia padecen infecciones y enfermedades posiblemente mortales.

El Kennel Club ha dejado claro que los criadores irresponsables, que solo están interesados en obtener beneficios financieros, producen una gran cantidad de cachorros “...sin importar su salud, carácter o bienestar“.

El estudio RVC indica que muchos de los problemas de salud observados en los frenchies del Reino Unido son el resultado de las prácticas de reproducción de baja calidad típicas de las granjas de cachorros.

El Kennel Club exhorta a los posibles futuros dueños a buscar buenos criadores que estén dispuestos a mostrarles el entorno donde se crían las camadas que venden.

Los criadores responsables también les explican a los posibles compradores los problemas de salud que el perro podría enfrentar, y además, toman medidas para criar solamente una cantidad no exagerada de ejemplares.


5 razones por las que se ha suscitado un frenesí por los frenchies


1. Tienen una apariencia única y fascinante — ¿Acaso no son adorables esas grandes orejas de murciélago? Por supuesto que la belleza está en el ojo del observador, pero el bulldog francés tiene un atractivo innegablemente.


Son pequeños pero de complexión robusta, con un físico musculoso. Los frenchies tienen una altura de 11 pulgadas a un pie de alto hasta el hombro. Los machos pesan entre 20 y 28 libras, y las hembras entre 16 y 24 libras.

El pelaje del bulldog francés es corto, liso y brillante. Su piel es flácida, arrugada y suave al tacto. El pelaje del frenchie tiene una amplia variedad de colores, que incluyen el leonado, crema y diversos tonos de atigrado.


2. Algunas veces se les llama “perros rana” o “perros payasos” — El bulldog francés tiene una manera extraña de sentarse con las patas traseras extendidas, por lo que se le conoce con el sobrenombre de “perro rana”. Los frenchies también son llamados “perros payasos” ya que tienen un carácter divertido.


3. No son muy energéticos — Los frenchies no necesitan hacer tanta cantidad de ejercicio, pero al igual que todos los perros, es esencial llevarlos a hacer caminatas diarias y proporcionarles tiempo de juego para promover su salud física y brindarles estimulación mental. Esta raza es propensa al agotamiento por calor, por lo que debe evitarse que hagan esfuerzo físico durante las horas más calurosas del día.


El bulldog francés es un pensador libre e inteligente, pero su conducta varía entre estar dispuesto a complacer o ser tercamente independiente. Es esencial hacer un entrenamiento de comportamiento con refuerzo positivo, pero las sesiones deben ser breves y divertidas.

Estos perritos son muy cariñosos, disfrutan ser el centro de atención y necesitan pasar mucho tiempo con sus humanos todos los días.


4. Son tranquilos — El bulldog francés no ladra mucho. Su naturaleza tranquila, junto con su pequeño tamaño y baja necesidad de ejercicio, los convierte en una excelente opción para las personas que viven en departamentos.

Los frenchies tienden a babear bastante, y también se sabe que son muy flatulentos y algunas veces es difícil entrenarlos.


5. Por lo general, se llevan bien con los niños — Los frenchies son compañeros dulces, excelentes, pacientes y afectuosos, y en particular las hembras son protectoras con los niños de la familia. Son maravillosos perros guardianes, pero pueden volverse territoriales si no son bien orientados.

Asimismo, los bulldogs franceses podrían vivir fácilmente con otras mascotas, siempre y cuando todos hayan sido socializados de forma adecuada.


¿Tienes la intención de comprar un cachorro de raza pura?


Te recomiendo solo comprar con un criador local que tenga buena reputación. Asegúrate de verificar sus antecedentes y referencias. Revisa el contrato de venta de forma cuidadosa.

Un criador de buena reputación querrá conocer y entrevistar a cualquier persona interesada en comprar un cachorro, y estará orgulloso de mostrar a los padres, entorno de vida y registros médicos. Es por eso que no encontrarás que algún criador responsable le venda a tiendas de mascotas.

Este año, cuando asistí a Superzoo, conocí a una criadora que reproduce intencionalmente “perros de diseño” para personas con alergias. Examina meticulosamente a ambos padres para detectar todos los posibles defectos de raza, y luego produce “perros de moda” que vende a una larga lista de compradores que buscan “híbridos saludables”, como ella misma los denomina.

Aunque el tema de los perros de diseño es muy controversial (y no justifico esta práctica), la felicito por comprobar todas las fallas genéticas posibles en ambas cruzas, algo que muchos criadores aún se niegan a hacer. También, recibe visitas en su casa, e insiste en que todos los perros le sean devueltos si, por alguna razón, los dueños no pueden quedarse con sus cachorros.

Siempre debes visitar en persona las instalaciones de un criador. Debes constatar por ti mismo las condiciones en las que nació y creció tu cachorro.

De igual manera, te recomendaría insistir en conocer a los padres (como mínimo, la madre del cachorro). Si el criador no te muestra las condiciones de vida de un cobertizo independiente, edificio o algún área de la casa, debes desconfiar.

Artículos Relacionados:


Source: Mascotas

Comments are Closed