El baño

Lo ideal es que el perro tenga su primer contacto con el agua lo antes posible. Un cachorro siempre sufrirá algo menos de miedo que un ejemplar adulto que haya pasado por una experiencia desagradable. Los perros pequeños se sentirán más seguros si en vez de asearlos en la bañera lo hacemos en un barreño y les vamos echando con cuidado agua por encima mientras les hablamos con cariño y les tranquilizamos con caricias. Si usamos la ducha hay que tener cuidado de no asustarles con el ruido. Lo más recomendable es dejar la cabeza para el final pues no les gusta nada mojarse esta zona en la que, además, debemos ser extremadamente precavidos para que no les entre agua en los oídos.

 Leer
Source: El mundo del perro

Comments are Closed