Cuidado, ese abultamiento podría ser un tumor maligno

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Los mastocitos forman parte de todos los tejidos del cuerpo de tu mascota, pero la piel y los tractos respiratorio y gastrointestinal contienen el mayor nivel de concentración.

Los mastocitos son ricos en histamina, que es un vasodilatador que promueve el flujo sanguíneo a los tejidos, y heparina, un anticoagulante que evita que la sangre se coagule demasiado rápido.

Estas dos sustancias químicas naturales desempeñan un papel muy importante en las respuestas alérgicas, enfermedades no alergénicas, cicatrización de heridas y reparación de tejidos. También pueden aumentar la producción de ácido estomacal.

Señales de alerta

Cuando los mastocitos se reproducen en cantidades anormalmente altas se puede producir un tumor de mastocitos. De hecho, los tumores de mastocitos son bastante comunes y representan alrededor del 20 % de todos los tumores de piel en perros.

Si una mascota tiene un tumor de mastocitos en la piel, desarrollará una protuberancia o una lesión de algún tipo. Algunas veces se trata de una protuberancia rosada parecida a la goma de un lápiz sobre la superficie de la piel. Puede presentar ulceras, costra o supuración.

Algunas veces el tumor será una masa menos definida que se siente como un bulto debajo de la piel, parecido a un lipoma de grasa. Debido a que los tumores tienen la capacidad de imitar la apariencia de muchos otros tipos problemas de la piel, es muy importante que consultes a tu veterinario si tu mascota desarrolla otras protuberancias o bultos.

Por lo general, los perros desarrollan un solo tumor, mientras que los gatos pueden desarrollar múltiples tumores y aunque algunos pueden ser benignos, la mayoría de los tumores de mastocitos son cancerosos (malignos).

Los tumores de mastocitos pueden ser irritantes, por lo que las mascotas se lamen, rascan o muerden. Los tumores también pueden presentar complicaciones como problemas estomacales debido a la sobreproducción de histamina y hemorragia excesiva por la liberación de heparina.

Diagnóstico de los tumores de mastocitos

El diagnóstico definitivo de un tumor de mastocitos se realiza a través de un examen físico y otras pruebas que incluyen aspiración o biopsia del tumor. Si el aspirado con aguja fina revela mastocitos, es muy importante que el veterinario que practicará la cirugía tome un amplio margen alrededor del tumor.

Esto reducirá las probabilidades de dejar células tumorales, algo que por desgracia es muy común en las extirpaciones de mastocitos. El tejido extirpado se envía a un patólogo para que lo clasifique. Esto le permitirá a tu veterinario saber qué tan grave es la enfermedad y qué tipo de tratamiento aplicar.

Tumores de mastocitos en gatos

En el caso de los gatos, aunque los tumores de mastocitos pueden presentarse en cualquier parte del cuerpo, son más comunes en partes como la piel de la cabeza o cuello.

Los gatos con estos tumores suelen ser de mediana edad en adelante, pero cualquier gato puede desarrollar un tumor de mastocitos, incluyendo a los gatitos pequeños. El siamés parece ser la raza con el mayor riesgo. Desarrollan un tipo específico de tumor llamado tumor histiocítico de mastocitos.

En la mayoría de los tumores de mastocitos cutáneos (de piel) en felinos, el tratamiento es la extirpación del tumor a través de cirugía.

Por lo general, la intervención quirúrgica proporciona una cura completa. Con frecuencia, en gatos, las lesiones cutáneas causadas por las células de mastocitos son benignas. En algunos casos no es necesario realizar una cirugía porque el problema se resuelve por sí solo.

Desafortunadamente, los gatitos con tumores de mastocitos dentro del cuerpo–por lo general en el tracto gastrointestinal (GI) o bazo–tienen un pronóstico más desalentador que en el caso de los tumores que se producen sobre la piel.

Tumores de mastocitos en perros

En el caso de los perros, los tumores de mastocitos son más comunes en partes como el torso, extremidades y entre los dedos de las patas. Estos tumores son más comunes entre ciertas razas, que incluyen Bulldog, Boston Terrier, Boxer, Pug, Labrador y Golden Retriever, Cocker Spaniel, Schnauzer, Staffordshire Terrier, Beagle, Rhodesian Ridgeback, Weimaraner y Shar Pei.

El pronóstico depende de la ubicación del tumor y del tipo de tratamiento. Los tumores de mastocitos de piel son muy diferentes entre perros y gatos. La cirugía para extirpar el tumor es menos invasiva en los gatos y el pronóstico para una recuperación completa también es mucho más alentador en gatos que en perros.

Los tumores de mastocitos con un pronóstico desalentador son los que se encuentran en el músculo, hocico, órganos internos, torrente sanguíneo, médula ósea y tumores ulcerados. Los tumores de mastocitos que causan ulceración gastrointestinal o que son muy grandes, crecen rápido o son recurrentes también tienen un pronóstico mucho más desalentador.

Por lo general, los tumores de mastocitos se clasifican en una escala de grado I a III, en donde el grado III es el más grave y tiene el peor pronóstico de recuperación. Los tumores de grado I tienen una excelente tasa de curación, siempre y cuando se extirpe todo el tumor. Y te repito, es muy importante que el veterinario que practicará la cirugía tome un amplio margen alrededor del tumor.

Si pasan 30 semanas después de la cirugía para un tumor de grado I, sin recurrencia, entonces se considera que el perro está curado.

Incluso con cirugía agresiva, la tasa de recurrencia para el tumor de mastocitos de grado II es de alrededor del 20 %. La mayoría de los perros con tumor de mastocitos maligno de grado III experimentarán propagación del tumor. Lamentablemente, solo alrededor del 10 % de estos casos viven más de un año después de la cirugía.

Además de la histopatología, que significa observar el tejido canceroso a través de un microscopio, los veterinarios también tienen la opción de realizar un análisis de proliferación de células a través del laboratorio de diagnóstico de la Universidad Estatal de Michigan, que es algo que recomiendo bastante.

Puedes encontrar más información en el panel de tumores cutáneos de masilla cutánea canina de la Universidad Estatal de Michigan y el diagrama de flujo tumoral de mastocitos MSU.

Esta maravillosa tecnología analiza tres marcadores para evaluar el riesgo de enfermedad sistémica. A las mascotas con tumores externos se les puede realizar esta prueba adicional que muestra todo lo que está sucediendo dentro del cuerpo. Puede ser muy beneficioso para la planificación del pronóstico y para la tranquilidad de los dueños.

Dado a que esta tecnología ayuda a los veterinarios a saber que está pasando con los mastocitos dentro del cuerpo de su paciente, también los ayuda a formular un plan de tratamiento mucho más preciso. Así que si tu mascota ha sido diagnosticada con un tumor de mastocitos, te recomiendo preguntar por esta prueba adicional.

Recomendaciones para las mascotas con tumores de mastocitos

También te recomiendo consultar a un veterinario integral u holístico para que te ayude a reducir el riesgo de recurrencia, ya que este tipo de veterinarios utilizan una gran variedad de terapias adicionales complementarias que pueden ser muy beneficiosas, como la medicina ayurvédica y las hierbas chinas que reducen de forma natural el número de células de mastocitos en el cuerpo.

También existen nutracéuticos y suplementos adicionales que pueden ayudar a reducir de forma natural la degranulación de los mastocitos y liberación de histamina, lo que ayuda a que paciente se sienta mucho más cómodo.

Si tu mascota tiene un tumor de mastocitos, otra de mis recomendaciones es eliminar cualquier alimento que contenga carbohidratos porque los carbohidratos producen inflamación en el cuerpo.

Mi mejor sugerencia alimentaria es implementar la dieta cetogénica durante cuatro meses, ya que sus efectos antiinflamatorios pueden ser muy beneficiosos. Es lo que los animales necesitan cuando sus cuerpos se están preparando para combatir el cáncer o para recuperarse de un procedimiento quirúrgico.

También recomiendo la suplementación con una fuente rica en ácidos grasos omega-3 como el aceite de krill.

Otro punto sumamente importante es que si tu mascota ha sido diagnosticada con tumores de mastocitos no debes volver a vacunarla jamás.

Las vacunas adicionales pueden producir una respuesta inflamatoria masiva que puede estimular la aparición de más tumores de mastocitos. Así que si tienes un perro o gato diagnosticado con tumores de mastocitos, de ahora en adelante te recomiendo practicar la titulación de anticuerpos.

Artículos Relacionados:


Source: Mascotas

Comments are Closed