Borzoi

Sin usar la cinta métrica, percibimos un perro de casi un metro de altura a la cruz, lo cual no es patrimonio precisamente de cualquier raza canina. Con todo, no será ésa la principal impresión visual que nos cause. Su pelo largo y sedoso, su afilada cabeza de lebrel y su movimiento elegante nos hacen olvidar su formidable tamaño y ayudan a componer una imagen aristocrática que quedará culminada cuando lo veamos lanzarse a la carrera cortando el viento a 80 kilómetros por hora. No en vano a esta raza se la conoce como Borzoi, que en ruso significa algo parecido a “veloz”. Estamos ante el zar del mundo canino, bellísimo superviviente -de milagro- al furor bolchevique y uno de los escasos testigos del esplendor de una Europa que a principios del siglo XX compartía cultura y familias reinantes con Rusia, en un diálogo que en el XXI se sigue resistiendo a renacer.

 Leer
Source: El mundo del perro

Comments are Closed