Antiguos dibujos en acantilados representan perros con correas

Por la Dra. Karen Shaw Becker

Según los antiguos dibujos descubiertos en los acantilados de piedra arenisca en el desierto de Arabia, los perros podrían haber sido elementos fundamentales para los estilos de vida humanos desde mucho antes de lo que se creía.

Antes del descubrimiento, las primeras representaciones conocidas de perros con correas provenían de una pintura mural egipcia de aproximadamente 5 500 años de antigüedad.1

Se cree que los grabados descubiertos en Arabia Saudita tienen entre 8 000 y 9 000 años, lo que los convierte en la evidencia más antigua tanto de perros con correas como de perros en la Península Arábiga.

“Las escenas de caza representadas en el arte rupestre ilustran estrategias de caza asistidas por perros desde el séptimo y posiblemente octavo milenio antes de Cristo, previo a la expansión del pastoreo”, de acuerdo con los investigadores del Journal of Anthropological Archaeology.2

En el área hay cerca de 150 diferentes escenas de caza, algunas muestran a los perros atacando gacelas, luchando con burros salvajes o atados a un ser humano que sostiene arco y flecha.

Las escenas también dan pistas de cómo los humanos adaptaron sus estrategias de caza a su entorno, ya que en el arte de la región de Shuwaymis se encontraron grupos más grandes de perros, que podrían haber sido útiles para conducir a las presas al terreno deseado.

En la región de Jubbah, se representaron grupos más pequeños de perros, tal vez porque se cazaba por emboscada, es decir, atacando a las presas que se detenían a tomar agua.3

“La inclusión de correas en algunos perros es particularmente relevante ya que se trata de la evidencia más antigua que se haya registrado en la prehistoria”, escribieron los investigadores. “Atar a los canes no solo demuestra un alto nivel de control sobre los perros de caza antes del inicio Neolítico, sino también que algunos perros realizaban diferentes tareas de caza que otros”.


Los antiguos dibujos de perros se asemejan a la raza de perros Canaán de hoy en día


La mayoría de los perros en los dibujos tienen colas enrolladas, orejas erguidas y evocan al perro de Canaán, que es una de las razas más antiguas del mundo cuyo linaje no ha sido alterado por los seres humanos.4 Se cree que los perros son nativos de Israel, y los investigadores sugirieron que los antiguos canes de los dibujos podrían haber sido ascendientes de estos ancestrales perros de caza o incluso podrían haber sido domesticados de forma separada del lobo árabe.

Desde luego, descifrar las edades y significados de los antiguos dibujos no es una ciencia exacta, pero los expertos estuvieron de acuerdo en que el descubrimiento es importante. Incluso si las líneas que unen a los perros con los humanos no fueran correas como tal, siguen siendo indicios de una relación cercana.

Como informó Science, Paul Tacon—Ph.D., arqueólogo de la Universidad Griffith en Gold Coast, Australia—sugirió que las correas podrían ser una representación simbólica de un vínculo, pero, “de cualquier manera, es claro que esa unión era fuerte, ya que los artistas parecen haber representado perros que realmente conocían, con diseños de pelaje, actitudes y géneros particulares. ‘Estas criaturas eran compañeros muy importantes y queridos’”.5

Otros sugirieron que dichas correas o ataduras se podrían haber usado para mantener a los perros protegidos o con fines de entrenamiento.

Investigaciones anteriores realizadas por Angela Perri—Ph.D., zooarqueóloga del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, coautora del informe presentado—sugieren que los perros también podrían haber sido venerados como compañeros de caza entre las antiguas poblaciones japonesas, particularmente aquellos que vivían en el bosque del Holoceno, ya que fueron enterrados de manera similar a los cazadores humanos.6

La práctica parecía haber sido abandonada con el surgimiento de la agricultura.7 En cuanto al estudio presentado, Perri dijo para Science: “Tal relación habría sido fundamental para ayudar a las personas a sobrevivir en entornos hostiles. Los perros podían derribar gacelas e íbices demasiado rápido para los humanos”.8


Los antiguos humanos unidos a los antiguos perros


Aunque el estudio muestra el uso de correas y, por lo tanto, el uso de perros como ayudantes de caza mucho antes de lo esperado, otra evidencia independiente que proviene antiguas necrópolis también sugiere que los perros fueron apreciados miembros de las comunidades incluso en la prehistoria.

Por ejemplo, las excavaciones arqueológicas del antropólogo Robert Losey—Ph.D., de la Universidad de Alberta—y sus colegas, han revelado que los humanos han estado fuertemente conectados con los perros durante miles de años.

En una excavación arqueológica en Siberia, Losey encontró restos de perros enterrados junto con humanos que datan de entre 5 000 y 8 000 años de antigüedad. El hallazgo demuestra evidencia temprana de domesticación canina y exhibe el estrecho vínculo entre las personas y los perros.


Losey explicó:9

“Al fallecer, los perros fueron tratados como personas… Fueron cuidadosamente colocados en una tumba, algunos con collares decorativos, o junto a otros artículos como cucharas, con la idea de que podrían tener almas y una vida después de la muerte…

A nivel mundial, se puede apreciar que en la prehistoria hay más sepulcros de perros que de cualquier otro animal, incluidos los gatos o caballos. Los perros parecen tener un lugar muy especial en las comunidades humanas del pasado. Desde el registro más antiguo de restos esqueléticos parecidos a los de un perro moderno—es decir desde hace 14 000 años—hemos visto sepulcros de perros”.


El análisis químico de huesos caninos incluso demostró que consumían alimentos similares a los de los humanos, lo que sugiere que los seres humanos podrían haber alimentado a los perros con sus “sobras de alimentos”. Se cree que incluso desde el inicio, los perros fueron criados para propósitos específicos, incluidos los perros de trabajo.

Lo que hace que el descubrimiento de Arabia Saudita sea tan único es que es una representación visual real de cómo los humanos pudieron haber interactuado con los perros en la antigüedad, y como se suele decir, una imagen vale más que 1 000 palabras—o huesos, por así decirlo. Perri dijo para Science: “Un millón de huesos no me dirían lo que me transmiten estas imágenes… Es lo más cercano que tendremos a un video de YouTube”.10

Artículos Relacionados:


Source: Mascotas

Comments are Closed